Leo Morales y su grupo de saya componen tema de esperanza - RADIO LIBERTAD DE CORIPATA

))))EN VIVO((((

#Ultimo

Post Top Ad

Your Ad Spot

sábado, 23 de mayo de 2020

Leo Morales y su grupo de saya componen tema de esperanza

La agrupación afroboliviana San Martín de Porres ensaya la canción “La alegría volverá”. El futbolista, que regresó a las canchas tras una dura lesión, se refugia en su gente.

En Coripata, Los Yungas, unos muchachos se reúnen cuando cae el sol con la consigna de aportar al mundo desde su lugar, desde aquel que los cimentó y los hizo personas de bien. 
Cada noche, poco antes de las 20:00, los jóvenes salen de sus casas con el rumbo definido: no puede ser otro que el sitio de ensayos, ese espacio que hace posible lo imposible y en el que cada uno echa a volar su creatividad y pasión a través del ganyingo, los bombos y las cuanchas. Dan vida a una canción llamada “La alegría volverá”, una suerte de mensaje de resistencia y unión que compusieron hace algunos días con la ilusión de transmitir esperanza al mundo, azotado por la pandemia. “Aguanta un poco más/muy pronto acabará/el dolor terminará/ y todo será normal. Tengamos paciencia/mejor cuidemos a quien más amamos”, reza un fragmento de la letra.
Entre ellos se encuentra Leonel Morales. Sí. En efecto, se trata del mismo que muchos imaginan. El futbolista que ganó elogios por su actuación en la Copa América 2015, las Eliminatorias Sudamericanas del mismo año y su paso por Bolívar, es el hombre que se adentra en la esencia de su cultura mediante la música, ese legado que tanto recuerda que dejaron sus ancestros como regalo de una huella imborrable en la historia boliviana.
Atrás quedó el mal sabor de la lesión que sufrió en septiembre de 2018, cuando una doble fractura (tibia y peroné) lo quitó de un zarpazo de las canchas. Lo que son las cosas. Leonel, en aquel entonces, defendía los colores de la Academia. La mala fortuna lo encontró en un clásico contra The Strongest. A partir de allí, el proceso largo de recuperación tras una cirugía que le cortó el ritmo de todo lo avanzado. 
Fichó para Sport Boys, pero su rendimiento no fue el mismo y tuvo que dar un paso al costado de ese proyecto. Entonces aceptó jugar en la Asociación cruceña. Se sumó al club Dios es Amor. Ahora, de retorno en la División Profesional de la mano de Real Potosí, trabaja para recobrar su rendimiento.
Mientras transcurre la emergencia sanitaria, se refugia en el cariño de su familia y su gente, en Coripata. Es la primera vez, desde que decidió que su vida estaría marcada por el fútbol, que pasa más de dos meses en su tierra. Lo disfruta muchísimo. Él es parte del grupo afroboliviano San Martín de Porres, en el que también se encuentran Abel Pinedo Ballivián, Jesús David Ballivián, Saúl Pinedo, Leocadio Ballivián, Jesús Copa y Gary Ruiz.
Abel, el compositor de la letra, cuenta: “Una noche, estábamos boleando y me dijo mi primo, ‘¿por qué no haces una canción?’. Le contesté que lo haría, pues me encanta componer, y qué mejor que con la saya, nuestro legado”. 
En este breve encuentro, el grupo le concedió a OPINIÓN detalles del tema, que pretende estrenar en breve, con videoclip incluido.
P: ¿Cómo surgió la idea?
Abel Pinedo: Nos vemos aislados por el coronavirus y nos encontramos de mucho tiempo para sacar una canción y mandar un mensaje a raíz de lo que estamos viviendo. El mensaje es para todo el mundo. A través del legado que nos dejaron nuestros ancestros, que es la saya, queremos mandar el mensaje de esperanza de que vamos a volver a abrazarnos. Somos un grupo que hace tiempo fue fundado. Por la cuarentena, todos volvieron a Los Yungas y nos pudimos juntar. Una noche estábamos boleando y me dijo mi primo: “¿por qué no haces una canción?”. Le contesté que sí, porque me encanta componer. Qué mejor que con la saya. Llegué a mi cuarto, vi las noticias y, a raíz de eso, me salió la inspiración para hacer esta bonita canción que se llama “La alegría volverá”. Estamos buscando la manera de realizar el videoclip.
P: Y lo hacen desde Coripata, el semillero del fútbol boliviano…
A.P.: Así es. Aquí se respira fútbol. No tuve la oportunidad de ser jugador, pero siento el gran orgullo de llevar la música.
P: Leonel, te vimos brillar en la Selección y ahora muestras otra faceta…
Leonel Morales: Es un momento difícil para las familias. Nos sentimos con la necesidad de dar un mensaje a la población y expresarnos, ya que nuestra cultura nos regaló esto, que es la saya. Estamos en el pueblo, cerca de nuestras familias, en un lugar accesible para encontrar a tu amigo, a tu primo y hacer cosas. En la ciudad, los contagios son grandes. Tenemos limitaciones acá, pero nos sentimos felices.
P: Fue una “buena oportunidad” para reencontrarse…
L.M.: En lo personal, son las vacaciones que nunca tuve, ja ja. Nunca había estado en mi pueblo más de una semana. Desde que decidí tomar mi rumbo, es la primera vez que puedo quedarme más de dos meses.
P: ¿Desde niño has estado unido a la música?
L.M.: Lo que hacemos es cultivar nuestra cultura. Nuestros ancestros nos han regalado la saya y nuestra generación tuvo la posibilidad de aprender. He crecido con Ramiro (Ballivián) y mis primos. Pudimos conseguir los instrumentos y ahora seguimos en ese camino. Siempre que podemos, nos refugiamos en nuestra gente. Nos sentimos felices al tocar nuestra sayita. Al principio, fue como una forma de experimentar alivio nosotros mismos. Después de mucho tiempo nos hemos juntado para tocar y dar un mensaje. Si puede llegar a más personas, mejor. Ojalá escuchen nuestra canción. Estamos pasando por un momento crítico en el país. El planeta está teniendo un respiro importante, pero las personas sufren mucho.
P: ¿Extrañas el fútbol?
L.M.:Mucho. Mira, teníamos que estar terminado el campeonato. El fútbol es mi pasión. Es  un lugar donde los hinchas van a descargarse y son felices.
P:Estuviste con ritmo poco regular en las canchas...
L.M.:Atravesé por cosas duras en mi carrera. Tuve una lesión hace un año y medio. Me tocó dejar el fútbol a un lado y afrontar una recuperación difícil. Pasé por una cirugía. Me recuperé en Santa Cruz y La Paz. El año pasado formé parte de Sport Boys. No estaba en buenas condiciones. Luego jugué en Dios es Amor, en la asociación, donde me recibieron de manera increíble. Regresé a la División Profesional, fiché en Real Potosí. Disputé un partido en un clásico, pero terminó el campeonato. Tuve la posibilidad de jugar en muchos clubes de Bolivia. Fui al exterior y defendí los colores de la Selección. Eso me llena de felicidad. Soy un hombre que tuvo sueños desde niño y los fui cumpliendo. Ahora tengo nuevas metas. Con mucha fe y trabajo estoy tratando de regresar a lo que más me gusta, que es el fútbol.
P: ¿Leocadio, por tu apellido asumimos que eres primo de Ramiro Ballivián?
Leocadio Ballivián: Sí, primo de Ramiro y Martín. Gracias a Dios somos una familia numerosa. Tratamos de incentivar y dar ánimos a la población boliviana a través de esta canción que lanzaremos muy pronto. Pude fundar un grupo de saya en Brasil. Estamos tratando de reorganizarnos para continuar con esto y llevar el ritmo de la saya. Hay ciudades que pasan situaciones difíciles y para ellas va nuestro aliento. Abel tiene talento para componer música y le salió perfecta.
OPINION 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Post Top Ad

Your Ad Spot