Vacunas oncológicas personalizadas: así es el futuro más cercano de la lucha contra el cáncer


Las vacunas son uno de los mejores inventos de los últimos siglos. Se estima que han podido salvar unos 1.500 millones de vidas desde que se aplican. Ahora, tras el florecimiento de la genómica, vuelven a postularse como solución a una de las enfermedades más temidas por la humanidad: el cáncer.
Desde 2008, la posibilidad de utilizar nuestro propio sistema inmune contra este sinfín de patologías ha hecho crecer la esperanza de derrotarlo de una vez por todas. De hecho, el propio Bill Gates destacaba a principios de año la importancia de esta aplicación de las vacunas, señalándola como uno de los grandes avances que marcará el futuro cercano.

El cáncer no es una enfermedad, es millones de ellas

El cáncer no es en sí una enfermedad sino un enorme conjunto de ellas. Aparece por culpa de una célula que comienza a funcionar de forma incorrecta y, en vez de autodestruirse, cosa para lo que está programada, continúa dividiéndose y extendiéndose sin control. Por su naturaleza, el cáncer es complejísimo y no existe una sola solución para atajarlo.
Esto se debe a que existen, literalmente, miles de factores que provocan dichos cambios catastróficos en la célula. Estos cambios, a su vez, se manifiestan de millones de maneras diversas y completamente distintas, pero con un único resultado. En definitiva: el cáncer no es, ni se puede tratar, como una enfermedad, porque es, en realidad, millones de ellas.

Si hay un sistema preparado para solucionar millones de enfermedades es nuestro sistema inmunitario. Este, por su naturaleza, está capacitado para cambiar y adaptarse. De esta forma, "aprende" a reconocer un peligro, atacándolo y mitigando sus efectos negativos en el cuerpo de forma inmediata. ¿Y por qué este sistema, con todo lo sofisticado que es, no es capaz de reconocer el problema que causan los tumores en desarrollo?
La respuesta está en unos mecanismos fisiológicos dedicados, específicamente, a protegernos de nuestras propias defensas. Un sistema inmunitario exacerbado es capaz de provocar una enfermedad autoinmune igual o más peligrosa que un cáncer. Los últimos descubrimientos al respecto, sin embargo, nos están llevando a desarrollar técnicas, y remedios, que jamás habríamos imaginado.

https://www.xataka.com/medicina-y-salud/vacunas-oncologicas-personalizadas-asi-futuro-cercano-lucha-cancer

Publicar un comentario

0 Comentarios